Saturday, June 22, 2024

Compartir

La caída de EU como potencia agrícola – El Financiero

Cuando la Feria Internacional de Comercio llegó a Zagreb, en 1957, la sorpresa no fueron los paseos en helicóptero ni las exhibiciones de maquinaria, sino una réplica de tamaño natural y en funcionamiento de un supermercado estadounidense. Construida como pieza central del pabellón de ese país, la recreación pasillo por pasillo tenía frutas, verduras y carnes frescas que hicieron que algunos visitantes de lo que entonces era Yugoslavia se quedaran asombrados.

Destacar la abundancia agrícola de Estados Unidos a medida que aumentaban las tensiones de la Guerra Fría no fue una casualidad. ¿Quién necesita campañas de propaganda sobre los males del comunismo? Simplemente muestras a los consumidores que, en una economía capitalista como la de EU, no era necesario hacer cola durante horas para comprar en tiendas con estantes vacíos.

Washington había descubierto que los alimentos podían ser una herramienta de arte de gobernar durante la Primera Guerra Mundial, cuando los cargamentos de trigo estadounidense se volvieron casi tan importantes para apoyar la causa de los aliados europeos que luchaban contra los alemanes como los envíos de armas y municiones.

A lo largo de las administraciones sucesivas, EU desarrolló una diplomacia de granero, esgrimiendo la generosidad agrícola de la nación como una zanahoria y también como un palo. Enviar los excedentes de cultivos estadounidenses al extranjero se convirtió en una forma de bajo riesgo para asegurar las relaciones. Prohibir la venta de alimentos a las potencias enemigas también resultó ser una herramienta persuasiva de política exterior.

Earl Lauer Butz, quien fue secretario del Departamento de Agricultura de EU durante los presidentes Richard Nixon y Gerald Ford , fue aún más directo acerca de lo que denominó el “agripoder” de Estados Unidos.

Hoy en día, la fuente del poder agrícola estadounidense está reduciéndose rápido. Como principal exportador mundial de maíz, soja y trigo durante gran parte de las últimas siete décadas, se enfrenta a un futuro de déficits comerciales agrícolas.

Se trata de un cambio histórico: desde 1974, los únicos otros déficits anuales se produjeron en 2019 y 2020, durante la guerra comercial del presidente Donald Trump con China. La tendencia está impulsada en parte por un cambio en los hábitos alimentarios de los estadounidenses, pero el estancamiento de las exportaciones de cereales y semillas oleaginosas también es un factor.

¿Qué pierde un país cuando deja de ser el principal proveedor de alimentos del mundo? Un poco de su identidad: durante décadas, Archer-Daniels-Midland Co. (ADM), la potencia del comercio de materias primas con sede en Chicago se promocionó como el “supermercado del mundo”. Pero también la influencia global: los gobiernos extranjeros y las empresas que dependen de los cultivos básicos estadounidenses se sintieron motivados a actuar para mantener el flujo de alimentos. Sin embargo, gradualmente, a medida que el control de Estados Unidos sobre cadenas de suministro agrícolas vitales ha disminuido, han surgido naciones con diferentes agendas y alianzas para ocupar su lugar. “Ha disminuido el poder blando de EU en todo el mundo”, dice Scott Reynolds Nelson, profesor de historia de la Universidad de Georgia y autor de Oceans of Grain: How American Wheat Remade the World .

Estados Unidos ahora representa menos de un tercio de las exportaciones mundiales de soja y mueve la mitad del volumen de Brasil. En cuanto al trigo, ocupa el cuarto lugar, muy por detrás de Rusia, que ocupa el primer lugar.

Es un extraño giro del destino considerando que, durante gran parte de la Guerra Fría, Estados Unidos utilizó la ayuda alimentaria y también el comercio de cereales como parte de su estrategia de contención soviética.

“Excepto por la guerra nuclear, el hambre en el mundo es la mayor amenaza a la paz”, dijo Dwayne Andreas en un discurso de graduación en 1982. Apodado el “Rey de la Soja”, Andreas estuvo al frente de ADM durante más de dos décadas y cultivó una relación con Mikhail Gorbachev, el líder de la Unión Soviética.

Cuando la Unión Soviética sufrió una desastrosa cosecha de trigo en 1963, el presidente John F. Kennedy autorizó las primeras ventas de cereales estadounidenses a Rusia desde 1917. El acuerdo demostró que su iniciativa “Alimentos para la paz” también podría generar beneficios para los comerciantes de cultivos estadounidenses, como Cargill Inc. y Continental Grain Co.

Casi una década después, en 1972, los soviéticos compraron en secreto alrededor de una cuarta parte de toda la cosecha de trigo de Estados Unidos, después de que un duro invierno provocara una gran caída en la producción del bloque. Las compras tomaron por sorpresa a Estados Unidos: los precios internos se triplicaron, alimentando la inflación en todo Estados Unidos. Este episodio se conoció como el “Gran Robo de Granos”.

Brasil, el beneficiado

En general, la pérdida de Estados Unidos ha sido la ganancia de Brasil.

La nación sudamericana ya tenía las condiciones para convertirse en una superpotencia agrícola: abundante tierra cultivable y buen clima.

Después de una década de inversiones en infraestructura exportadora, ahora cuesta aproximadamente lo mismo enviar una tonelada de soja a China desde el estado de Mato Grosso que desde Iowa.

La guerra comercial “ayudó a Brasil, creando tensiones y animosidad que disuadieron a China de comprar productos estadounidenses”, dice Frederico Humberg , director ejecutivo de Agribrasil, uno de los mayores exportadores locales de maíz y soja del país.

Entonces, ¿dónde deja eso a EU? Bueno, su influencia no se ha agotado por completo. Sigue siendo el mayor donante del Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas, y los precios globales de los cereales y las semillas oleaginosas todavía se fijan mediante contratos negociados en la Bolsa de Comercio de Chicago.

Además, si bien los envíos estadounidenses de productos básicos a granel han disminuido, sus exportaciones de alimentos procesados más valiosos siguen creciendo.

Más importante aún, Estados Unidos tiene amplias reservas de otro tipo de producto básico que muchas naciones desean. Aproximadamente un mes después de que los tanques rusos entraran en Ucrania en febrero de 2022, la administración Biden y la Unión Europea anunciaron un plan para dirigir más exportaciones estadounidenses de gas natural licuado a Europa para reemplazar el gas canalizado desde Rusia, una medida que recordó, en menor medida, el esfuerzo por alimentar a los aliados durante la Primera Guerra Mundial.

Lee aquí la versión más reciente de Businessweek México:

Source link

Tabla de contenido

Leer más

Noticias Locales